“El valor de la organización en tu PyME”

¿Cuántas veces hemos escuchado que el orden externo en nuestra vida es sólo un reflejo de nuestro “yo” interno? Si tenemos pensamientos organizados, nuestras decisiones tenderán a ser más certeras. Ocurre lo mismo en el sentido contrario.

Por: Symio / Mkt.

La falta de orden y estructura son problemas que impactan directamente en la rentabilidad, productividad, eficiencia y armonía dentro de una empresa. Usualmente, las Pymes que no son rentables experimentan graves problemas en su quehacer diario, debido a la falta de criterios claros en la forma de organizar y priorizar las tareas. Es frecuente que en el “día a día” se presenten actividades específicas que requieren atención y respuesta en un plazo inmediato. De manera que atender prioritariamente los asuntos urgentes, relegando los importantes, se convierte en una práctica común de muchos empresarios. Esta costumbre los envuelve en una espiral de caos y estrés que les impide tener claridad para entender la diferencia entre ambos (urgente e importante) y tomar decisiones verdaderamente relevantes para su negocio. Las tareas importantes requieren esfuerzos mucho más duraderos, pero infinitamente más eficaces. Naturalmente los resultados serán de más largo plazo, de mucho mayor alcance, pero altamente beneficiosos para la empresa.

Algunos beneficios tangibles del valor de la “organización” en tu empresa:

• Mejor aprovechamiento de los recursos

• Mejor actitud del personal • Incremento de la productividad

• Ahorro de tiempo • Mejora en la calidad de los productos, servicios e imagen de la PyME

• Mayor control sobre todos los procesos Todo esto podría parecer obvio, sin embargo no lo son, dado que las pequeñas empresas siguen lidiando con graves carencias en materia de orden y organización.

Muy bien, pero… ¿Qué hago?

A pesar de que puede resultar un reto complejo, te sugerimos darle un vistazo a los siguientes puntos y de ser posible llevarlos a la práctica:

• Traza y define objetivos en equipo: Reúne y consulta a tu personal, acerca de cuáles son para ellos las tareas importantes y cuáles suelen ser las urgentes. Revisen en conjunto la misión, visión y objetivos de la empresa como ejes rectores de todas las tareas. Evalúa si dichos principios son congruentes a la hora de ejecutar cada una de las labores. Otorga todas las herramientas que el grupo necesita para realizar efectivamente sus actividades.

• Haz un análisis y de ser necesario, redefine las tareas y áreas de efectividad del personal.

•Delega: Asigna tareas concretas a tus colaboradores, acordes a su perfil y aptitudes. Coordina sus acciones, respetando y motivando sus propias responsabilidades; espera siempre de manera realista, que éstas sean realizables.

• Simplifica los procesos internos, de manera que realizarlos implique ahorro de tiempo y esfuerzos.

• Sé el primero: El ejemplo es el mejor método para invitar y motivar a todos tus colaboradores a sumarse en este esfuerzo de mejora continua.

• Planifica y anticipa: Realiza una lista de todas las tareas que se requieren realizar. Jerarquiza y traza planes de corto, mediano y largo plazo orientados a resultados concretos.

Generar estrategias, así como trazar objetivos claros con indicadores fácilmente medibles, repercutirá positivamente en tu Pyme. Sin embargo, toma en cuenta que restringirse a esquemas de control demasiado rígidos, tampoco representa una solución. Sentirse relajado y libre de elegir, nos amplía perspectivas hacia la creatividad y la innovación. Recuerda que una actitud enfocada al orden se reflejará, inevitablemente, en el resto de la empresa, por más pequeña que ésta sea. Cada una de las personas que te rodean perciben, aprenden y tienden a replicar las prácticas cotidianas en tu empresa.

¿Qué prácticas de orden piensas implementar en tu empresa en el corto plazo?

Related Posts

Leave a reply